Es una estrategia muy utilizada en el marketing directo, permite dar a conocer un nuevo producto a través de la entrega de muestras, logrando que el público objetivo tenga una primera experiencia con el producto y así ir conquistando su atención y preferencia hasta lograr fidelizarlo.
El sampling es importante para:
– Atraer nuevos clientes.
– Ampliar la base de usuarios.
– Cambiar una impresión indeseable de la marca.
– Proporcionar una experiencia de marca cuando el precio puede ser una barrera.
– Generar ingresos gracias a la venta de muestras.
– Distribuir muestras para saber la reacción del consumidor antes de que el producto sea lanzado al mercado.